Síndrome

Casi puedo escucharte, deja de llamarme.

¿Qué te perturba?

Recuerda que no puedo salvarte.

Despertaste mi sexo.

Me hiciste mujer con piel y amor del bueno.

Ha pasado mucho tiempo desde aquel encuentro.

Déjame ir, es momento.

Te amé con mis vísceras,

Con amor del ciego.

Salté de mi padre a tu corazón como un cordero.

Te llore un río y mil reinos…

No tengo más que un amargo recuerdo.

Ya no eres mi dulce caballero.

Perdona, me resigne hace tiempo.

Deja de visitarme en los sueños.

No tiene caso, contigo no vuelvo.

Rompe mi pedestal, fragmenta los recuerdos.

Mira hacia dentro.

¡Cerca, mucho más cerca!

Podrás ver lo que nunca quisiste…

Sí alguna vez me amaste, no soy la misma de antes.

Ya no llevo ropa de colegio.

Tú tampoco conservas esa inocencia

Y está nueva versión no compensa tus carencias.

¡Eres un hombre de piedra!

Casi puedo escucharte, deja de llamarme.

Acepta que no regreso, no son aquellos tiempos.

No me conformo con menos.

Déjame los bonitos recuerdos.

Por: Michelle Lafaurie


Arte: Henn Kim 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s